martes, 26 de junio de 2012

Arroz dulzón con mango y anacardos




Hoy os traemos un contraste de sabores tropicales que os harán soñar con tierras lejanas. Este Arroz dulzón con mango y anacardos viene directo de la cocina de nuestra amiga Gavina, que lleva más de veinte años difundiendo la alimentación vegetariana en talleres, seminarios, artículos y publicaciones.

El mango es una buena fuente de vitaminas antioxidantes, capaces de neutralizar los radicales libres causantes del envejecimiento. El consumo regular de esta fruta mejorará el estado de nuestra piel y nos ayudará a prevenir la caída del cabello.

Por su alto contenido en vitamina B1 (tiamina), los anacardos son el alimento perfecto para superar el estrés y la depresión, la falta de memoria y capacidad de concentración.


Ingredientes (para 4 personas):
  • 4 tacitas de arroz integral de grano redondo
  • 2  cebollas de Figueras (cortadas a láminas)
  • 50 g  de anacardos tostados
  • 50 g de pasas de Corinto
  • aceite de oliva
  • sal
  • un chorrito de tamari (salsa de soja)
  • 4 cucharadas de melaza de arroz o miel de romero
  • 1 mango (cortado a láminas)

Elaboración:
- En primer lugar, sumergimos el arroz en una olla con agua. El triple del volumen de arroz aproximadamente.

- Una vez empiece a hervir a borbotones, bajamos el fuego para obtener una cocción tranquila. El arroz queda más suelto si danza tranquilamente sin estrés en la olla.

- Después de 20 minutos agregamos la sal, y 5 minutos más tarde ya podemos retirarlo del fuego. Tras dejarlo reposar 2 o 3 minutos, le damos una ligera ducha de agua fría. Una vez escurrido y aireado, lo reservamos.

- Mientras se cuece el arroz, en una sartén con un ligero fondo de aceite, salteamos a fuego muy lento la cebolla laminada, ligeramente sazonada y tapada. Cuando empiece a soltar su jugo, la destapamos y removemos ligeramente, y veremos cómo poco a poco adquiere ese hermoso color caramelo. En ese punto ya podemos añadir las pasas, que saltearemos unos 2 minutos con un poco de salsa de soja mezclada con melaza. Finalmente agregamos los anacardos y el arroz reservado.

- Mezclamos bien el arroz con el preparado anterior y agregamos un poquito más de salsa de soja con melaza. Dos minutos más tarde lo retiramos del fuego y montamos el plato.

- Para la presentación, volcamos una porción de arroz en un cuenco de sopa, formando una perfecta montaña de arroz con tropezones dulzones.

- Finalizamos la presentación rodeando la montaña de arroz con unas finas láminas de mango. Le damos el último toque, regando el mango con una fina línea de salsa de soja con melaza. Y... ¡a disfrutar seguidamente del plato!




Nota de la autora:
- Contraste de sabores tropicales. Perfecto para una calurosa comida de verano este arroz con recuerdos del Brasil, nos hará danzar sin ningún esfuerzo, agradeciendo el calor del arroz con el frescor del mango.


¡Esperamos que este Arroz dulzón con mango y anacardos os haya encantado!



Receta y fotografía de La cuina de Gavina

5 comentaris:

LA COCINERA DE BETULO dijo...

Todavía tengo la barriga llena, pero este arroz es de los que me gustan, el contraste de sabores me encanta.
Besos.

Palmira http://comeconmigoelblogdepalmira.over-blog.es/ dijo...

Acabamos de comer pero me gustan mucho los arroces con toques dulces y con el mango debe ser fantástico, toda una idea para una cena :o)
Gracias,
Palmira

Recetario Spanglish para mis hijos dijo...

Una receta deliciosa, no sabía qué eran anacardos, por las fotos veo que son castañas de Cajú. Besos,

Rous dijo...

¡Me encanta la propuesta que presentáis! Me parece una combinación interesantísima de sabores y vitaminas. Besos.

las recetas de ella y el abanico dijo...

Recetario Spanglish para mis hijos: veo que tienes muy buena vista! Pues sí, los anacardos son lo que vosotros llamáis "castañas de Cajú", y en EEUU "cashew". Cada pueblo tiene su manera de llamar a las cosas!
Celebro que te guste!
Besos

Publicar un comentario